Un largo camino.

Por Aracely Martínez Zúñiga.

 

En el cielo infinito vivía junto al Buen Padre, ese cielo infinito es un lugar lleno de amor, felicidad y tranquilidad, ahí todo es alegría.

Acá muchos regresan y vuelven felices … hablan de unos seres fantásticos… no todos pueden conocerlos …  les dicen mamá y papá … me contaron que tienen superpoderes … ellos tienen una fuente inagotable de amor … te aman eternamente.

Un día el Buen Padre nos reunió y preguntó a mis amigos y a mí si queríamos venir a la Tierra a conocer a mamá y a papá …es más … debíamos escogerlos. ¡Dijo que hay  muchas posibilidades!, sin pensarlo llevado por una energía inexplicable y maravillosa viajé y atraído por un aroma dulce y suave, entré y me recosté en un lugar cómodo y cálido, el vientre de quien escogí como mamá.  Ella es buena, hermosa, dulce y tierna, en ella me siento seguro.

Antes de bajar el Buen Padre habló serio y con algo de nostalgia. No recuerdo bien lo que dijo, la ansiedad por venir me inundaba. Solo recuerdo palabras; cambiar vidas, dificultades, dolor, penas, alegrías, pero lo que si recuerdo es que antes de bajar besó mi frente y dijo siempre estaré contigo … eres mi hijo … nos veremos pronto.  Siempre que pienses en mí allí estaré.  Vi su cara y me preocupé, pero no creí que fuera algo tan grave.  Ahora estoy feliz, escucho a mamá, papá, (él habla ronco) y siempre se acerca a la pancita de mamá y me habla. Tengo hermanos…son ruidosos, pero río cuando ellos ríen …. tengo Familia y se siente tan bien!!!!!

Hoy fue un día raro, mamá se siente extraña, lo noto, algo pasa. Hay preocupación en ella, yo también me preocupo, pero dormiré, mamá dice que eso me hace bien.

De pronto…todo, todo es tan rápido, no entiendo nada, solo sé que no estoy en el vientre de mamá. Me tocan demasiado y no es agradable. Aquí están “las personas” que me miran, me hacen cosas y escucho que dicen que “soy muy pequeño” y velozmente me dejan en una caja de cristal, pero no es mi casa, está calentito, pero hay tanta luz. Acá no está mamá, no escucho su voz, su corazón… tengo tantos cables y tubos que salen de mí. No es cómodo, me siento cansado, tengo tanto miedo …dormiré.

Me siento solito, pero pienso en el Buen Padre y me da energía …de repente siento algo, su calor, su piel. Mamá está junto a mí. Estoy feliz, pero siento su pena, su asombro, ella me mira y no lo dice, pero piensa “es tan pequeño”.  No quiero verla así. Fue una visita tan corta. Ella se marcha y otra vez me quedo solito, pero hoy el Buen Padre llegó a visitarme a mi casita de Cristal y me habló de una misión; él dice que es verdad que soy muy pequeñito, pero nací para desafíos grandes y VIVIR es uno de ellos. Me dijo que no sería fácil, pero que no olvidara que nunca estaría solo … y yo a él le creo. Me pide algo…Paciencia. (sonriendo dice que se aprende).

Los días pasan y esa paciencia se apodera de mí, estoy contento porque estoy aprendiendo. No todos los días son iguales, a veces me siento mejor, otros días estoy muy agotado, pero cada día espero que mamá y papá lleguen a verme y puedan tocar mi manito. A veces no pueden hacerlo …, así les dicen “las personas” y yo lo único que quiero es sentirlos …aunque sea un ratito. Mamá y papá son suaves, no me hacen daño, pero “las personas” dicen que “no estoy estable”, que eso no me hace bien.

Siento la pena, la angustia, el miedo de mamá.  No sabe que yo siento igual a ella. Ella y yo somos uno solo, así me lo dijo el Buen Padre.  Siento tristeza cuando mamá me mira y siente culpa por lo que estoy pasando.

Le dije al Buen Padre que le ayude, que le de esperanza. Me gusta esa palabra, habla de que todo estará mejor. Yo la tengo, yo tengo esperanza.

Mamá está cansada, muy cansada, lo disimula, pero yo lo sé. Ha ratos se siente invisible. Ella no lo dice fuerte, pero lo piensa, piensa que Dios la está castigando. Mamá como hacerte entender que el Buen Padre solo es Amor… No es castigo. Es una experiencia difícil, como la mía. Ambos estamos hechos para cosas grandes.

El Buen Padre habló hoy conmigo y me preguntó si quiero volver al cielo infinito ó quedarme con mamá (dice que soy libre de elegir). Sin pensarlo quiero quedarme con mamá-

Algunos amiguitos de sala quisieron volver junto al Buen Padre. Escuché a “las personas” que sus mamás están muy tristes y lloran porque nunca más los volverán a ver.

OHHH!!!!! como decirles que la decisión que tomaron estaba en su misión de vida, así debía ser, pero hoy en el cielo infinito son ángeles de Luz que velan por ella y que bajarán nuevamente a su lado … como otro hijo …  con cuerpos perfectos, fuertes, vigorosos y llenarán sus vidas de alegría. Ellas no lo saben, pero cuando miren los ojos de su nuevo hijo amado, verán los ojitos del pequeño angelito que un día partió y sabrán sin ninguna duda que ya ha vuelto junto a ella.

Mamá hoy está nerviosa, “las personas” le hablan de un canguro (no sé qué es). Pero salí de mi cajita de cristal y me colocaron sobre su pecho. Otra vez escuché su corazón. Fue el mejor regalo que he tenido en mucho tiempo, Sentí a mamá sentirse Madre. Ella es una mezcla de miedo, dulzura…cuando me abraza soy feliz., mi cuerpo descansa.

El Buen Padre dice que vamos bien, que falta poco, vamos avanzando … y yo le creo.

Hoy me sacaron de mi cajita de cristal, las personas “dicen que estoy más gordito, que soy grande. Me pasaron a una cosa que se llama cuna. Soy feliz…mamá se siente orgullosa…y me gusta verla así. Me pusieron ropa, es raro…. pero mamá dice que me veo lindo.

Ufff!! A ratos me agoto, pierdo la PACIENCIA. Ahora que “soy estable y gordito” tengo muchos DEBERES que cumplir…

Debo subir de peso,

Debo tomar la leche por biberón,

Debo tomar pecho,

Debo hacer caquita solo,

Debo portarme bien

AYYY son tantos “DEBO”!!! pero el Buen Padre dice que debe ser así. Que debemos seguir trabajando para que mamá este más feliz.

“Las personas” hablan con mamá de algo que se llama alta. No sé qué es, pero mamá está muy nerviosa. Ella cree que yo no la veo, pero en casa es una gritona y quiere todo perfecto para mí. Está asustada, piensa que no podrá cuidarme como lo han hecho “las personas”.

Mamá quiero que sepas que naciste para cuidarme, para protegerme y amarme y que lo harás muy bien. Lo haremos muy bien.

Hoy el Buen Padre vino a verme y dijo: ¡estamos listos! Que avancé a pasos de gigante, que puedo ir a casa con mi familia. Extrañaré este lugar, también es mi casa y también “las personas” fueron mi familia.

Yupiiiii!! Llego el día, el Buen Padre está junto a Nosotros. Nos acompaña, quiere asegurase que todo esté bien.

Mamá está tan emocionada, habla con “las personas” y les agradece. Hoy la siento tan distinta. Hoy se siente MADRE 100%.

El Buen Padre me agradece y me felicita, dijo que cumplí mi misión a cabalidad. Me felicita por ser un pequeño gran Héroe, que soy el reflejo de la vida. Me bendice, besa mi frente y me dice que la vida sigue, que si pude con esto puedo con todo.  Junto a mamá, a papá y a mi familia todo es más fácil.

Hoy quiero ser la voz de los amiguitos que quedan en la unidad y que están trabajando en su misión y también por los que vendrán. El Buen Padre también tiene un mensaje para aquellos que yo llamo “las personas”. Ellos y ellas son todos aquellos que me cuidaron, aquellos a quienes mamá y papá le tienen un agradecimiento eterno. Yo también a todos ustedes los escogí para que me cuidaran, eran parte de ésta misión

Primero agradecer por tu tiempo y tu profesionalismo, tus cuidados día y noche (los turnos como dicen) hicieron que hoy yo pueda estar en casa con mis papás y que mamá pueda hablar de un futuro para mí. A ti que a veces estás cansado, sobre exigido, te digo Muchas Gracias, pero también te quiero pedir que no olvides que cada vez que un amigo llega con su historia a tu vida, a tu trabajo es para tocar sutilmente tu corazón. El Buen padre dijo “ los manejos, los protocolos, los equipos, las normas ayudan en tu trabajo, pero también  lo hace aquello que  es invisible al ojo humano, que no se mide , que no tiene un porcentaje, que no es estadística, que no es una cifra para mostrar y alardear, que es más simple que tener vocación ,y que es el respeto por el otro , el amor  por el otro , la consideración por el  que sufre….la energía necesaria que te conecta con tu lado más tierno y humano, el saber que mi historia también puede ser la tuya. Por favor no dejes de lado lo genuinamente humano, aunque creas que es un asunto de poco impacto., por el contrario, sus consecuencias son de gran importancia, lo han sido para mí y mi familia.

No quedes ajeno al dolor, y cuando hablo de dolor no me refiero al físico, me refiero al invisible, al que sienten los padres, al de la familia, el que es diario, que suma tantas emociones; miedo, rabia, ira   y tan pocas veces alegría.

Ustedes también nacieron para cosas grandes, como dice el Buen Padre. Ustedes nacieron para cambiar nuestra realidad. Cada día humaniza tu trabajo, dignifica a la persona, dignifica a la familia.  Humanizar es más que ternura y cordialidad. Es el respeto del otro por existir. Recibe y toma en grandes dosis el medicamento del Amor … te hace bien.  Me hace bien, nos hace bien a todos. Ese medicamento lo venden sin receta. Es tan fácil lo tienes guardado en ti. Relájate, sonríe.  Vamos por buen camino. Búscalo en ti, siempre ha estado en tu corazón.

Te cuento… mi mamá, mi papá, mi familia me dan sobredosis de eso…y cura …. mírame… hoy estoy aquí… soy grande y fuerte …y definitivamente el Buen Padre tenía razón …vamos por buen camino y también fue gracias a ti!!!.