Tiempo al Tiempo

Por Juan Luis Pastenes

4 Junio 2018

Cuando recibí la invitación para escribir esta confidencia estuve más de 1 mes pensando que frases hermosas poder decir para quedar como un súper papá… Después dije “Naaa… mejor voy a escribir sobre el rol de un padre en el hogar, pero descubrí que esta confidencia la podría leer mi esposa y me podría pisar la cola. Jajaja… Bueno, ahí va mi confidencia.

Pucha que difícil es ser papá presente… Y no hablo de ser papá separado, sino, desde el punto de vista de una familia constituida y de no poder estar presente en cada paso que tus hijos dan o de correr cada vez que te necesiten. Y ese es el real punto que quiero compartir… Mi nombre es Juan Luis, Soy masoterapeuta, atiendo en 2 centros de estética, soy docente de una Universidad y además… Soy esposo y PAPÁ. Tengo una hija de 14 años, un partner de 2 años y otro cloncito a punto de llegar. Mi hija vive fuera de Viña y con ella tenemos contacto a diario, mi hijo despierta conmigo todos los días y el otro aún no me ve, pero me escucha a diario desde la pancita de su mamá. Muchos de mis amigos me dicen que debo hacerme más tiempo para ellos, pero cuando eres independiente y docente a la vez, cada día se hace más complejo. A veces miro al techo pensando en una estrategia para estar más tiempo con mis hijos, arreglo horarios, intento manejar los tiempos y busco situaciones anormales como aprovecharme de algún desvelo en la madrugada para irnos a jugar a la pelota al living tipín 2 de la mañana, aunque al otro día andemos como zombies. Y ¿saben que?… si vale la pena.

Mi hija es más independiente y con ella tengo la tecnología como mi mejor aliada, así que mantenemos comunicación constante y vamos una vez por semana a algún pub (si.. Pub) a conversar de la vida y la semana. Soy un agradecido de Dios y la vida. Tengo una esposa fantástica, un trabajo que me llena plenamente, una familia a toda prueba y unos hijos que son mi vida. Al principio me angustiaba el tema de congeniar los momentos con mis hijos. Buscaba la solución para que el tiempo fuera importante para ellos y para mi familia, sin embargo es muy difícil buscar el punto de equilibrio para lo que tu familia necesita y los tiempos que tengo. Pero ¿saben?, mi hijo, todo los días me da una lección, de que la calidad es mucho mejor que la cantidad, que el beso de la mañana dura todo el día y que se maneja muy bien por video cámara jajaja. Indiscutiblemente está en nuestro Karma en darle el máximo de tiempo a nuestros hijos, la mejor educación, la mejor comida, el mejor baño por la mañana, el mejor médico y el mejor amor… Yo le doy el mejor beso de la mañana y el mejor abrazo cuando llego. Y ¿saben qué?… siempre siento que el abrazo es más apretado que el del día anterior… Estoy en este instante de mi vida en donde el abrazo se debe dar con los ojos cerrados y el beso debe ser más bello que nunca. Ese pequeño instante es lejos el momento que espero todos los días…

Un abrazo y espero que si Ud., que está leyendo este testimonio y le está pasando lo mismo que a mí, tanto como papá o mamá sin tiempo, o mujer de un papá con mucha pega, entienda que cuando no estamos presentes, nuestro corazón y nuestra alma, están siempre en función a nuestros hijos y nuestra familia, aunque el tiempo a veces no nos acompañe…

Cariños y que dios los bendiga…