Ser padre es dar vuelta el mundo al revés, transformarlo, mejorarlo, hacer todo lo posible para que sea un mejor lugar.

Por Gonzalo Larenas.

 

Desde que Bruno nació el mundo fue otro, en ese mismo momento se genera un quiebre como ser humano y pasas a otra dimensión de tu propia existencia, conectada con algo que va más allá del entendimiento y la razón, que llevamos en nuestro ADN y que reacciona cuando una pequeña manito aprieta tu dedo por primera vez.

 

Se produce entonces el gran cambio, el de desprenderse del ego, para transformarse en la mejor versión de uno mismo, para estar así a la altura de lo que uno espera o sueña ser para su hijo, y donde lo que antes te gustaba o querías, pasa a último plano, ya que primero es lo que podría necesitar él, su felicidad, que es tu nueva felicidad.

 

Antes que naciera Bruno, cuando lograba algo, era mío, nuestro, lo podía compartir, pero esencialmente el mundo era mío y de Consuelo, egocéntricos, despreocupados, simples, sin mucha carga en la mochila, un mundo que creíamos infinito entre dos, entonces quisimos compartirlo y recién ahí abrimos nuestra capacidad de entender el mundo, la infinitud estaba tan lejos de nuestros límites que no lo imaginábamos, el universo estaba en su sonrisa, en sus ojos, en nuestro amor por él.

 

El mundo es otro, todo lo que pueda estar de mi parte para que resulte bien, debe resultar bien, no por mí, no por Consuelo, por Bruno y su futuro, no quiero que sienta lo que sintió mi generación, al darnos cuenta de que habíamos heredado errores y horrores, sobre los que debemos hoy hacernos cargo sin saber cómo. Lo que quiero es que por lo menos sienta que hice todo lo posible por un mejor mundo, y que desde mi esencia pequeña me entregué por conceptos que busco día a día por él; verdad, justicia y libertad.

 

Tener un hijo es salir a redescubrir el universo, entender lo que siempre te dijeron, pero que jamás se entiende sin vivirlo. Sales a redescubrir todas las frases que alguna vez escuchaste, como reconociendo viejas postales cuando por fin viajas. “Ahora entiendo lo que me decían”, es la frase más recurrente cuando tienes tiempo para reflexionar, para descansar, y sonríes, porque el cansancio existe físicamente, pero desaparece mentalmente y te das cuenta además, que nunca te habías exigido realmente, que llevo 2 años sin dormir bien y que no importa, porque al más mínimo ruido, tos o pesadilla te tropiezas por llegar lo antes posible y decirle que todo va a estar bien, y ahí te quedas noche tras noche, porque como también me dijeron, es un preocupación que nunca más termina, se hace parte de ti.

 

En este hermoso viaje, todo lo que en el camino voy encontrando, y yo si que soy bueno para encontrarme cosas en el camino, cosas a veces maravillosas, lo mágico, todo… todo lo que el mundo te regala lo guardas. Lo mejor y más lindo que ves, te lo llevas a un bolsillo secreto, para después entregárselo a tu hijo, porque si disfrutas algo hermoso no piensas en que lo tienes para ti, sino en cómo habría sido poder compartirlo con él, entonces vuelvo a mis poetas favoritos y busco en ellos expresiones para poder transmitir lo que se siente, pero no logro encontrar algo cercano, como apenas llegando, empinándote a alcanzar lo que se siente, pasar de un yo, a un encantamiento del otro, un universo en tres personas.

 

Ya no disfrutas solo, porque nunca más estás solo, ni siquiera en pareja. Cuando estamos solos porque hay veces que se nos va donde sus abuelos, sentimos un vacío, queremos aprovechar para descansar y despertamos igual, a las mismas horas, como buscándolo, porque algo de nosotros falta… -¿qué es ese ruido molesto cuando no está?, es el ruido del silencio sin su sonrisa y no nos gusta, ya no tiene gracia, porque me desprendí del yo, para vivir con él y en él.

 

Cuando tienes un hijo, entonces te vuelves vulnerable, más frágil, más humano, no hay más riesgos y el futuro se piensa 10 veces, ya no vamos tan descalzos, ahora hay que pensar en que él tampoco debe estar solo, el ego solo aparece para decir que si quiero estar cuando él me necesite y eso cambia tu forma de enfrentar la vida.

 

Ser padre es un complejo mundo, porque también sabes que estarás a la sombra de ser madre, y si esto es lo que se siente ser padre, simplemente no puedo imaginar lo que debe ser madre, creo que esa es la razón de por qué hay más poetas hombres, porque buscamos imaginarnos mundos para encontrar emociones que no logramos sentir, mientras una madre convierte ese mundo en vida.

 

Nos queda tratar de hacer lo mejor posible con lo que vivimos, con lo que somos y con lo que tenemos, ocupar las herramientas de la vida para ser padre, como si de un náufrago se tratara, cuidando cada sorbo de felicidad, tratando de equilibrar el trabajo para darle lo que tú no tuviste, sin perder el tiempo, que sabes vale más que esa materialidad que no se recupera y que vale más que cualquier otra cosa, pero que también depende de la calidad de ese tiempo, que muchas veces responde nuevamente a ese equilibrio.

 

Ser padre es un mundo, de culpas, esfuerzo, cansancio, pero también de felicidad, amor y de soltar el control. ¿Que viene?, no idealizarte con una figura que quieres ser para tu hijo, quizás solo hacer lo mejor posible, que es mucho más de lo que imaginas y esperar cada día su sonrisa.

3 comentarios de “Ser padre es dar vuelta el mundo al revés, transformarlo, mejorarlo, hacer todo lo posible para que sea un mejor lugar.

  1. Gonzalo Larenas K. dice:

    Muy lindo mensaje y que representa exactamente el gran rol de ser papas.
    Así es la vida y con un tremendo orgullo veo a mi propio hijo realizar y comprender el tremendo sacrificio y felicidad de ser papá.
    Un gran abrazo hijo!!!!

  2. Debbie dice:

    Así será un sueño ,La esperanza,el arrullo. No querer creer que tomará su rumbo junto a los sueños que aprendió de ti.

  3. Mary Bustos Venegas. dice:

    Eres maravilloso Chalito si todos los hombres pensaran como tu, adquirieran ese compromiso y respinsabilidasoo esa tarea maravillosa tarea de ser padre como tú. el enorme amor tuyo a ese hermoso Brunito ya se refleja en él, en su alegría, su paz, su maravillosa tranquilidad, nadie dudaría, lo feliz que es Brunito. Haz esto público a lo mejor algo puedes lograr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.