Nuestro Anhelo de ser Padres.

Por Priscilla Lucero.

 

A puertas de que estés de cumple hijo, me dieron ganas de escribir esto.

Normalmente no publico cosas personales por pudor o porque siento que no necesito contarlo por aquí, pero algo dentro de mí hace que en esta ocasión deba decir algo más…

 

En julio del 2011 estuve embarazada, en ese entonces no quería ser madre aún por distintos motivos en los que me encontraba, finalmente decidí serlo, pero tuve un aborto espontáneo cuando tenía 5-6 semanas de gestación. Aquiles (mi pololo en ese entonces) siempre quiso ser padre desde el primer momento en que supo que estaba embarazada.

 

El 2014 tuve mi segunda pérdida la cual me enteré por un sangrado excesivo y un test de embarazo que marcaba positivo, pero que ya estaba echada la suerte.

 

El 2015 nos casamos y empezamos nuestra búsqueda de ser padres.

Fuimos a diferentes ginecólogas y ginecólogos. Nos hicieron exámenes y todo indicaba que podríamos ser padres. Empezamos con el seguimiento folicular, inyectarme progesterona, nada muy invasivo y obvio sin usar ningún método anticonceptivo.

 

Así seguimos el 2016, 2017 y sin resultados.

Vivimos lo que cualquier pareja podría pasar en una situación como el no poder ser padres. De mi parte pensamientos de culpabilidad, de desesperanza, de que quizás no somos compatibles, por eso las pérdidas, quizás hasta tenía depresión.

 

Aquiles siempre siguió persistente y mucho más positivo que yo.

 

El 2018 fuimos a un especialista en fertilidad nos hizo los exámenes correspondientes, todos los que se pudieran hacer y halló información importante: un tumor en un ovario (benigno), baja carga ovárica (como la de una mujer mayor de 40 años con muy pocas posibilidades de embarazarse) y diagnóstico de trombofilias. “Muy alentadora la información” a pesar de todo esto, al menos íbamos encontrando respuestas.

 

En Julio de ese año me operaron y extrajeron el tumor, era necesario para un procedimiento de fertilidad más adelante y el médico se asesoró con un hematólogo para tratar mi post operatorio y ante un eventual embarazo.

 

Bueno, sin saber mucho de que es Trombofilias fui a un hematólogo y me explicó que hay varios tipos, que es un problema de coagulación en la sangre (trombosis), que en las mujeres embarazadas provoca trombos uterinas y por lo tanto, se produce el aborto.

 

Podría haber sido mi caso y ya teníamos otra posible respuesta a nuestras dudas. Nos adelantó el camino que ante un eventual embarazo debíamos visitarlo nuevamente para recibir el tratamiento adecuado.

Ya estaba super de mi operación y habíamos decidido realizar una inseminación artificial, la hicimos en septiembre, esperamos los días y no hubo resultado positivo, creo que me hice 4 test de embarazo.

Visitamos al doctor para contarle que no había funcionado y que regresaremos en un tiempo más.

Pasaron casi dos meses. El 9 de Diciembre me hice un test de embarazo como tantos que me había hecho porque quería tomar unas pastillas para bajar de peso que no son compatibles con un embarazo y quería estar segura. Muy incrédula me hice el test y dio positivo.

Pensaba que estaba en un sueño y que en cualquier momento iba a despertar, pero no, increíblemente estaba embarazada.

Rápidamente agendamos hora con un doctor que ya había atendido embarazadas con trombofilia y empezamos el recorrido de las 39 semanas.

 

Me inyecté por 277 días anticoagulantes para que Máximo se pudiera quedar y yo no corrierta riesgos de una trombosis.

Fue un embarazo bueno, estuve constantemente monitoreada de manera particular y por el sistema público. Gracias a mi atención en el hospital pude recibir los anticoagulantes. Pagaba algo así como 20.000 por 60 dosis y en las cadenas de farmacias una inyección por día salía 20 lucas.

Me indujeron el parto a las 39 semanas, porque mi placenta no estaba funcionando bien, había disminuido el líquido amniótico y mi bebito no estaba recibiendo los nutrientes por lo que estaba con restricción de crecimiento y esto ocasionaba que una venita de su cerebro se dilatará.

 

Hasta el final de mi embarazo mi bebé fue fuerte y vino para quedarse.

Llegaste un 22 de Julio a las 18:14 horas y fue el momento más hermoso de nuestras vidas. Cumpliste nuestro anhelo más grande de ser padres.

 

Deseo que seas inmensamente feliz y seas una buena persona mi Máximo.

Te amamos hijo de nuestros sueños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.