Mi vida como padre

Por José Miguel Goldberg Larenas

Hola soy José Miguel, tengo dos hijos, una de tres años y uno de nueve meses. A través de mi confidencia trataré de ilustrar mi vida como padre.

Cuando Nació Julieta, su llegada trajo cambios, pero en general no es como lo explican en innumerables artículos de crianza, creo que más bien todo depende de las necesidades de cada hogar. En mi caso hubo cambios de rutina, el cambio de pañales cada 4 ó 6 horas hacía una pausa en mis tareas domésticas (lo cual dependía de la marca de pañal). La verdad que cambiar un pañal y hacer el aseo a un bebé es relativamente sencillo, debo confesar que en varias ocasiones le puse el pañal al revés a mi hija, pero es fácil darse cuenta del error. Creo que lo más difícil fue lograr regular el sueño de Julieta, ya que dormía durante el día y de noche despertaba a las doce y podía estar despierta hasta las cuatro de la mañana, es un periodo difícil, el paseo con la bebé en los brazos para dormirla hasta que muchas veces terminaba durmiendo yo mismo en el living y ella jugando en la alfombra, no fue extraño despertar y verla durmiendo al lado de sus juguetes, fue un proceso largo, hasta que aprendimos a mantenerla despierta durante el día; a medida que crece (y es cierto que lo hacen muy rápido) son más activos y no me di cuenta cuando de una pequeña bebe se transformó en una niñita. La llegada de Julieta a la Sala Cuna también influyó en esta regulación del sueño, considerando que tenía cinco meses cuando tuvimos que dejarla allí (Dejar a tu hija en la sala cuna es un tema importante que da para largo, les contaré en otra ocasión), en definitiva, jugar con ella y mantenerla despierta era la misión diaria junto a mi familia para asegurar un descanso reparador.

En mi hogar somos profesores y tanto mi esposa como yo nos llevamos una gran cantidad de trabajo que se debe entregar al día siguiente, por ello, cuesta no utilizar estrategias que en la mayoría de los foros de “crianza efectiva” o “con respeto” o “libre y feliz” o en una de las tantas corrientes que con mi esposa hemos bautizado como “Pachamámicas” en honor a los apoderados del jardín de mis hijos donde impera el tema de la vida con la naturaleza, son consideradas negativas o de criado incorrecto, en éste caso mi hija ve televisión y si, tiene un poder hipnótico, y descubrimos que adora al Gato Cósmico y Steven Universe (una serie de Cartoon Network) y que gracias a esta, logramos tener el tiempo para realizar nuestras labores y si bien, no es recomendada por los especialistas, es realmente efectiva si necesitas un poco de tiempo para tus actividades, y hasta ahora no hemos visto secuelas ni en el lenguaje, ni en las relaciones sociales de mi hija con sus pares, al contrario es muy extrovertida y no le cuesta hablar con niños de su edad, de hecho habla hasta por las orejas (eso debe ser herencia de su mamá jejeje). En relación a la forma de alimentar a nuestra hija la norma fue alimentarla en relación al menú que su pediatra y los controles señalaban, la verdad que esta parte de mi vida como padre es sencilla, me gusta cocinar por lo tanto, preparar papillas de verduras fue fácil, cada dos días se cocinaba, para hacer las papillas que luego se refrigeran para ser usadas en el almuerzo y la cena, espinacas, acelgas, cebollas, zanahorias, zapallos italianos, carne, pollo, sémola, nutrina fueron utilizados, llegado al punto de preparar hasta 9 medidas de comida, la que es mucho mejor que comprar los colados que venden en el supermercado. Todo sin sal y sin azúcar, y que hasta el día de hoy siguen comiendo, ya que, mi hijo Eric comenzó a comer hace algunos meses y Julieta almuerza con él las mismas papillas, ya que le gusta (como dice ella) “La Comida Verde”.

Podría extenderme muchas líneas explicando mi vida como padre, pero terminaré contándoles cortito que mi hijo Eric está en el proceso de aprender a caminar, gatea muy rápido y todo se lo hecha a la boca (etapa Oral) como señalan los psicólogos, pero como ya lo vivimos con Julieta tenemos adecuada nuestra casa, eliminamos adornos y cosas que pueda tragar y ahogarse. Por eso, creo que ser padre no es como muchas veces se opina en los foros de crianza. Y lo más claro que tengo es que un papá no es un apoyo para la mamá, es un par, que tienen responsabilidades con sus hijos, por lo tanto, no es hacer un favor, es cumplir con la tarea más importante de nuestras vidas, el ayudar a crecer sanos, fuertes y con valores a nuestros hijos, que en definitiva es lo único que dejamos a éste planeta, y por eso debemos hacerlo bien y con amor. Espero que estas palabras sean de ayuda, un saludo y espero sus comentarios.