Maternidad y Teletrabajo

Por Nicole Ponce Marambio

Mi nombre es Nicole Ponce, mamá de Lucas de 2 añitos, casada con un hombre maravilloso, mamá de un perrito llamado Leo y Psicóloga de formación.

Antes de que llegara el coronavirus tenía una vida muy organizada donde debía cumplir una jornada laboral, mi hijo había comenzado asistir al jardín (por lo que nos encontrábamos en plena adaptación), podíamos salir a donde quisiéramos, disfrutar de los parques, ir a un café o bien algún panorama entretenido de fin de semana.

Pero la pandemia cambió mi vida. Al comienzo todo era incierto, pues no sabíamos que sucedería ni menos cuánto duraría. A todo esto trabajo en un colegio, por lo que desde que cerraron colegios y jardines que estamos en confinamiento. Al principio nos dedicamos solo a mantener entretenido a nuestro hijo realizando actividades y juegos para pasar un buen rato con él, pero al pasar los días me comenzaron a exigir más en el trabajo.

Cada día se ponía más complicado porque por un lado me exigían del trabajo y por otro mi hijo necesitaba mi atención, él estaba más demandante, irritable, en pocas palabras quería a mamá, y lo entiendo, porque debe ser difícil para él que tiene a mamá cerca, pero a la vez no disponible. Es ahí donde nace mi instagram de @mamii.flower un espacio para todas las mamis que pasan por este difícil momento.

Ya me sentía muy cansada al tener que estar atenta a tantas cosas y no solo de mi hijo y de mi trabajo sino también, tener que mantener limpio nuestro hogar, cocinar, lavar, organizar las compras y sumar además, el encierro. A todo esto como les dije tengo un marido maravillo el cual es muy activo en la crianza y en el hogar, pero él también está con teletrabajo a tiempo completo, por lo que hemos tenido que dividirnos las tareas, pero aun así se ha hecho agotador.

Hay días en que no quiero hacer nada, deseo estar tirada en cama viendo netflix, pero no es posible, hay días en que he terminado colapsada, llorando, angustiada y frustrada. Me da pena que mi hijo tenga que pasar por esto, hay veces en que tengo que recurrir a la televisión por varias horas para poder estar en reunión tranquila y eso me hace sentir muy culpable y triste. Como también me he puesto a pensar que lo bueno de todo esto, es que de igual forma he podido pasar más tiempo con mi hijo y mi marido y disfrutar cada momento que tenemos al máximo.

Finalmente he aprendido que debo aprender a soltar, y que mi prioridad es mi hijo y mi familia y si estoy en plena reunión y mi hijo me necesita lo atenderé, lo consolaré y lo voy a contener hasta que esté bien. Sé que estoy haciendo lo mejor posible y quizás no estoy rindiendo lo mismo en el trabajo como lo haría en un contexto de normalidad, pero debemos entender que estamos criando en plena pandemia y que estamos haciendo lo mejor posible.

Un abrazo para todas y todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.