Mamá Mechona.

Por Dominique Fonseca.

Llegó Marzo y todos en la casa entramos a clases, si todos.

 

Hace un tiempo, decidí seguir mi camino en compañía de mis 2 pequeños, llena de miedos, creencias, incertidumbre, pero en un momento paré, respiré y vi todo lo que avancé hacia adelante con un niño en cada mano y me dije “vas a poder…”

 

Había egresado de una carrera universitaria, pero no tenía el título que hoy las empresas buscan para validar a las personas como aptas en una labor, fue entonces cuando llena de esto sentimientos postulé a la gratuidad sin decirle nada a nadie.

 

A principios del 2018 estaba sentada frente a mi computador muerta de susto, pero con tantas ganas de nutrirme de nuevos conocimientos, que no les miento estaba con muchas emociones, esperando la respuesta. Cuando abrí la página y ví que había quedado, lloré tanto, nos abrazamos los 3!, ellos no entendían mucho lo que pasaba, mientras que yo sentía que me estaban dando una nueva oportunidad para salir adelante con mi hijos. Ya estaba el primer paso, ahora tenía que ver quien podría ayudarme con lo niños en la noche mientras yo iba a estudiar, porque en el día tenía que trabajar, para seguir siendo el sustento de nuestro hogar. Ahí están ellos, en cada paso me acompañan, por ejemplo, me acompañaron a mi matrícula como apoderados, me acompañaron a algunas clases, conocieron a mis profes, a mis compañeros, a algunas pruebas.

 

Hoy, ya en mi 5to semestre, sumando a algunas certificaciones y ad portas de comenzar un diplomado, llena de sueños y proyectos, miro hacia atrás a esa Dominique llena de miedo y me pregunto ¿cómo lo has logrado?, y mi respuesta siempre esta en ellos, en sus ojitos brillantes, viendo que si la mamá puede, ellos pueden lograr lo que quieran en la vida!, me han acompañado en cada paso y no ha sido fácil, de hecho nos ha costado llantos, porque llegamos super tarde a la casa, mucho estrés, menos horas de juegos, faltar a reuniones de apoderados, uf!, pero sabemos que es solo por un tiempo, y que lo más importante es lograr siempre lo que uno se propone, porque los sueños si se hacen realidad cuando eres perseverante y cuando hay amor!, creo que es el mejor mensaje y ejemplo que les puedo dar.

Ellos saben que este esfuerzo llena un espacio importante en mi, me ha hecho crecer más aún, y por eso para mi es importante que lo entiendan!, porque el día de mañana no quiero que carguen con eso del “hice todo por ustedes”, si no que quiero que digan “la mamá cumplió sus sueños y que rico fue poder acompañarla y verla crecer, nosotros podemos hacerlo igual y mejor”…mis niños hermosos, llenos de luz y sueños, los amo y adoro infinitamente, estoy tan agradecida de tenerlos y de tener la oportunidad de ser su mamá, su mamá mechona.

 

Un abrazo querida comunidad, gracias por leerme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *