Los errores que cometemos las mamás en la crianza de l@s hij@s.

 

Por Ericka Contreras.

Les cuento que tengo 55 años, dos hijos, un varón de 30 años y una mujer de 25 años, y hoy después de varios años, reconozco que cometí demasiados errores en la crianza de mi primer hijo, ya que como hasta los cinco años le ayudaba en todo, desde lo más cotidiano como vestirlo y ayudarlo en sus labores escolares, incluso haciendo sus tareas, leyendo sus libros y haciendo resúmenes para que tuviera buenas notas, y así lo hice hasta la enseñanza media. Como consecuencia, al egresar era un joven inseguro y con mucha dificultad para elegir una carrera para estudiar, cuento corto pasó por cinco carreras y ninguna lo motivó pues ahí no tenía a su madre para ayudarle y no logró terminar nada por su inseguridad.

Con mi hija fue todo lo contrario, ella era muy autosuficiente y no la ayudaba en lo referente a escolaridad ya que siempre fue una excelente alumna, terminó sus estudios medios con promedio 6.5 y en su PSU le fue muy bien, logró quedar en la UCV en la carrera de derecho, pero el primer año desertó, así que  rindió nuevamente la PSU y quedó en la Universidad Católica de Chile. Hoy está a punto de egresar. El próximo año empezará su práctica, y lo ha hecho muy bien, pues fue madre cuando estaba en tercer año y salió adelante con esfuerzo y perseverancia. Hoy cuando platicamos ella me dice ¡mamá tú siempre me llenaste de juguetes muñecas, peluches cosas que yo jamás pedí! hoy me doy cuenta que los compraba para mí, pues era lo que yo siempre desee tener cuando niña y por las condiciones económicas de mis padres no los tuve, además me dice ¡nunca me dejaste hacer nada en casa ni siquiera mi cama por eso me acostumbré a que siempre estabas tú haciendo todo, me hiciste perezosa y a mi hermano una persona insegura!.

Pero ya es tarde para remediarlo, por eso con mis dos nietos trato de no repetir la historia sólo tratar de disfrutarlos y regalonearlos y no consentirlos de ninguna manera, aunque me pidan que les haga sus tareas. Por ejemplo a mi nieta mayor de 7 años hija de mi primogénito y que salió muy inteligente pero algo perezosa para hacer sus deberes al comienzo empecé a ayudarla hasta que me di cuenta que la historia se estaba repitiendo, así que hablé con mi pequeña Amanda y le expliqué lo que la perjudicaría ayudándole y ella entendió.

Así que les pido mamás y papás, vigilen y acompañen a sus hijos en sus deberes escolares, pero nunca se los hagan y si tus hijos quieren ayudarte en tus quehaceres de casa déjalos, eso les ayudará a ser seres que podrán ser autosuficientes y bien preparados para su futuro  laboral y buenos dueños de casa cuando les corresponda hacerlo. Se lo dice una madre que por querer que sus hijos tuvieran todo, solo los perjudicó para desenvolverse en el futuro. Dejen a los niños que ayuden en casa y nada de hacerle sus tareas.

Con cariños de una madre abuela.