Dudas sobre reciclaje

¡Hola comunidad!, mi nombre es Loreto Vargas Morán, soy Iquiqueña, tengo 32 años y actualmente vivimos con mi pareja y nuestros pequeños de 4 y 2 añitos en Cuernavaca, México. Hoy les quiero contar lo que sé de reciclaje en mi experiencia de vida entre Chile y el país azteca.

El Reciclaje llegó a nuestras vidas -como familia- por necesidad. Vivía junto a mi pareja en el estado de Tlaxcala y en el 2014 supimos que seríamos padres, mi hija mayor nació acá en México y naciendo ella nos fuimos a Chile. Allá fue muy complicado todo, si bien teníamos el apoyo de mi familia, para ambos encontrar trabajo fue un calvario, más para mi pareja que no tenía visa de trabajo y yo pues tenía una bebé de un mes de vida.
 
Así que mi mamá, Denisse Morán, que es secretaria a nivel nacional del movimiento de recicladores de Chile y está metidísima en el tema desde hace unos 15 años, administra un punto limpio en la Zona Franca de Iquique y le ofreció trabajar ahí a mi pareja, que no conseguía trabajo alguno por ser mexicano. Con el tiempo ordenamos sus papeles y se quedó trabajando como reciclador de base ahí mismo.
 
Después quedé embarazada de mi segundo hijo, el cuál nació en Iquique, y luego yo fui apoyando a mi pareja en el punto limpio. Así fue cómo entré y me instruí a fondo sobre el reciclaje, hasta que decidimos regresar a México con la fuerte idea de seguir con el negocio.
 
Al llegar a México con muchos sueños y metas en el tema de reciclaje, notamos que acá está muy avanzado. Desde hace muchos años los recicladores mexicanos pasan de casa en casa comprando cosas que estén en desuso; desde lavadoras, microondas, camas, bicicletas, etc…

También existen máquinas en donde depositas las botellas de PET y PE y te las canjean por dinero en una tarjeta o saldo para costear pasajes del metro. La industria es terriblemente grande. Además, es un país muy grande si consideramos que sólo en la región metropolitana se concentran casi tres veces la cantidad de personas que habitan en todo Chile.
 
Por tanto, entrar en ese ambiente fue mucho más difícil de lo que creíamos y decidimos dedicarnos a algo totalmente ajeno a nuestros sueños. Actualmente tenemos una pequeña empresa de puntos de venta, pero pensamos que serviría para a futuro poder crear un centro o planta de reciclaje.
 
Ahora, responderé algunas dudas que me han formulado usuarios en las redes sociales y que espero les ayude también.
 
¿Cuál es la diferencia entre residuo y basura?
 
La basura son desechos que ya no puede tener otro uso y por tanto no puede ser reutilizado, como los pañales y toallas higiénicas las cuales por estar contaminados no pueden volver a tener otro uso, al menos no por ahora. Mientras que un residuo es algo que nos sobra al realizar alguna actividad pero que puede ser reutilizado convirtiéndolo en cualquier otra cosa, como los plásticos, celulosa o metales.
 
¿Por qué es necesario llevar los elementos a reciclar limpios y aplastados?
 
Antes de reciclar todos estos residuos deben prepararse. Dentro de este proceso está la colada, que es donde se lavan industrialmente y se dejan limpios y desinfectados para darles nuevo uso.
 
No hay problema con que vayan sucios con alimentos, incluso contaminados con otros elementos (por ejemplo, cartón con plástico pegado) eso no causa detrimento alguno en el proceso de reciclaje.
 
El problema sólo se da dentro del punto limpio. Ahí el material se queda durante un tiempo y si los residuos vienen contaminados con alimentos se generan vectores, como ratas, moscas, cucarachas, gusanos, etc., que pueden crear focos de infección tanto para los trabajadores del punto limpio como para quienes visitan y dejan residuos.
 
En los puntos limpios constantemente se limpia y fumiga, pero esto no es suficiente si a diario dejan material contaminado. Sólo por esta razón es que los residuos deben llevarse limpios, libres de residuos. En cuanto a aplastarlos, no es necesario tampoco para el proceso de reciclaje, sino que al no aplastarlos el volumen que utilizan es mucho mayor y en cosa de minutos podría llenarse una “saca” (saco grande de acopio de material), creando desbordes y desorden. Más si son puntos limpios abiertos al público día y noche, como es el caso del punto limpio donde trabajé.
 
¿Es seguro llevar papeles con información confidencial a un punto de reciclaje?
 
No podría asegurar eso ya que son muchas las personas que conforman la cadena de reciclaje. En los puntos limpios se separan y ordenan los papeles creando fardos los cuales luego son enviados a otro punto en donde se acopian hasta enviarse a Santiago en donde recién recibirán tratamiento.
 
Es decir, pasan por quien ordena, quien enfarda, luego quien acopia, luego la persona que los traslada para acopiar, luego un bodeguero y otro traslado a Santiago donde otra persona los descargará y otra más recién los tratará…
 
Son muchos los implicados y, por supuesto, que, como norma, regla y por política no deben leer la información ni menos apropiársela, pero para estar seguros recomendaría que siendo información confidencial se trozara al menos en 8 partes o se picara totalmente como hacen bancos, municipalidades, instituciones, hospitales, etc. con su papelería.
 
 
En el próximo post les hablaré de las diferencias entre los plásticos y cómo reconocerlos, por qué el reciclaje NO debería existir (sí, dije NO) o por qué cada vez se reciben menos elementos para reciclar. También, si ustedes tienen alguna otra duda espero la hagan llegar por los comentarios.