Cuando nacieron, me di cuenta…

Por Iris Muñoz

Hola soy Iris Muñoz Hinestroza, soy una mujer joven y una madre multifacética e internacional. Vivía en Caracas – Venezuela cuando quedé embarazada de mi primer hijo tenía 16 años, mi primer sentimiento fue el temor de que me echaran de mi casa y no saber que hacer, pero para mi poca madurez lo primero que pensé fue que asumiría todo lo que tuviera que ver con ser madre adolescente y soltera…Me di cuenta que tenía un propósito, una razón para seguir y hacer lo mejor posible de todo y de repente mi vida tenía sentido…cuando nació mi bebé Enzo Alessandro me enamore él y de mí, por que tuve la fortuna de tenerlo sano, hermoso y me enamoré de mi gracias a él, pues, conocí que era valiente, decidida, arriesgada, fuerte, inteligente y muy apasionada, me sentía llena, y a pesar de ser solo nosotros dos, él fue mi motivación para estudiar, ser profesional y trabajar para tener una mejor calidad de vida. Siempre desafié a cualquier norma con tal de tenerlo siempre a mi lado. Crecimos juntos, estuvo conmigo en todo momento, desde la carrera universitaria hasta todos mis trabajos como independiente, cada viaje de vacaciones siempre lo tuve conmigo y cuidé de él, en fin, era mi mundo.

Cuando él comenzó a ir colegio yo empecé a trabajar en la oficina del aeropuerto y sin aún terminar mi carrera universitaria, caí en contratiempos, doblé turnos de trabajo, no verlo mucho y enfocarme más en mi trabajo, mis estudios, ¡¡¡en mi…!!! Hacer trabajos sola, viajes de trabajo sola, diplomados, especializaciones, etc… por un momento de querer superarme profesionalmente perdí el foco de la maternidad.

Él comenzó a crecer sin mi, y vaya que me perdí algunos momentos inolvidables, por estar más metida en mi trabajo o estudios, pero gracias a Dios siempre tuve el apoyo de mi familia y fueron un pilar súper importante en mi vida para todo los momentos difíciles y felices también. Durante los siguientes 6 años transcurridos, decidí mudarme a Chile y empezar una nueva vida para nosotros dos, hasta que conocí al papá de mi bebé Liam, si, casi 10 años después cuando creí que no ocurriría, decidí tener un hermanito para mi hijo, y otro acompañante más para esta pequeña familia. Durante mi embarazo viví momentos bastantes difíciles por los problemas de salud, económicos, de pareja, las diferencias de cultura y costumbre, el trabajo, por todos lados sentí miedo ese terrible miedo otra vez…miedo a no tener los recursos suficientes para mis hijos, miedo a perder el trabajo, miedo a que si me separaba perdería mi familia y sería madre soltera por segunda vez, sentía que fracasaba…Cuando nació mi bebé Liam tenía 27 años y los problemas en casa aumentaban, mi postnatal fue peor que mi prenatal, mi mundo se derrumbaba y sentía que estaba sola!
Cuando mi hijo Enzo cumplió 10 años ese mismo año, realicé toda la organización de su cumpleaños yo sola, desde el pastel hasta la piñata, la comida, los juegos, todo. Durante la fiesta fui animadora, mamá, organizadora, y entre la familia, amigos, vecinos…me senté por un momento y me di cuenta que todo lo hice sola, nadie me ayudó, ni siquiera mi pareja, nadie me preguntó si necesitaba algo en que ayudar, nada… y noté que no necesitaba de nadie cuando me propongo algo, simplemente lo hago y lo hago de lo mejor. Por eso digo que cuando nacieron mis hijos, fui descubriéndo en mi tantas cosas maravillosas que puedo hacer, no busco ser perfecta, pero ya no me juzgo! Yo no fracasé a decidir ser madre soltera, yo no decidí dejar mis hijos, simplemente tomé las mejores decisiones para mi como mujer y como madre, tomé las decisiones indicadas para resguardar la vida de mis hijos y aquí seguimos juntos, fuertes con mucho amor para entregar, unidos ante cualquier situación porque ellos dos son mi mundo, vivo mi vida feliz, sin importa que nos falta mientras estemos juntos como familia… me di cuenta que lo único que recordaré en los últimos años de mi vida, será lo que luché por mi y para mis hijos. Me di cuenta que aprendí amarme y aprendí a amarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *